¿Qué es la fotografía de arquitectura?

 

El término fotografía de arquitectura define al sujeto (arquitectura) y al medio para capturarla (fotografía).  Es la rama de la fotografía que se especializa en capturar de forma adecuada las construcciones arquitectónicas desarrolladas por el hombre.  La arquitectura es omnipresente en nuestras vidas y nació desde los inicios mismos de la humanidad sirviendo como refugio principalmente, pero a través de los siglos ha evolucionado y su uso se ha diversificado enormemente para satisfacer una infinidad de necesidades del hombre moderno.

La fotografía de arquitectura se encarga de documentar y de describir visualmente todos los espacios creados por el ser humano.  Describe cómo se relaciona un edificio con su entorno y cómo se comunica con este.  También se usa en interiores para mostrar la relación del mobiliario, color, textura e iluminación con el espacio documentado.

La fotografía de arquitectura e interiores trata de entender el espacio entre muros y su relación con lo que lo delimita para comunicar de forma acertada la visión del arquitecto o diseñador y la idea que se quiere comunicar con su diseño, tanto como la funcionalidad de este.

 

¿Cómo se Aplica?

 

La fotografía de arquitectura e interiores es útil no sólo para documentar los diferentes tipos de proyectos, sino también para la publicación en libros y revistas especializadas y así como para actualizar el portafolio.  De esta forma, es una herramienta que se vuelve muy práctica para empresas de construcción, hoteles, centros comerciales y culturales y todo aquel que quiera mostrar los espacios de forma profesional con proporciones adecuadas y ceñidas a la realidad.

La característica principal de la fotografía de arquitectura e interiores está en la técnica.  Desde que la fotografía digital hizo su aparición, se han venido fabricando diferentes tipos de lentes especializados para la corrección de perspectiva.  Dichos lentes llamados “tilt-shift” por algunos fabricantes, tienen como propósito mostrar las proporciones correctas de las edificaciones, corrigiendo básicamente, las líneas verticales que se vuelven convergentes al ser fotografiadas en plano contrapicado.

El fotógrafo de arquitectura

 

A diferencia de lo que comúnmente se cree, la fotografía no es toda igual.  Quizás,  para el ojo no entrenado, parezca por encima que todos los tipos de fotografía se abordan de igual manera, pero la verdad es que hay grandes diferencias en cómo se desarrolla y se lleva a cabo cada tipo de fotografía.

Es verdad que los conceptos técnicos básicos son iguales para todos los tipos de fotografía, no obstante, la composición y la iluminación varían enormemente cuando se trata de un tipo de fotografía o de otro.  Esta afirmación es apenas lógica, puesto que no es posible iluminar de igual forma una persona en una sesión fotográfica de moda, que iluminar un edificio, ya sea exterior o interiormente.  Cada escena requiere de un meticuloso análisis previo de las condiciones dadas y del resultado final buscado, para así poder crear acertadamente un esquema de iluminación adecuado.  Así mismo pasa con la composición, dado que el sujeto o el objeto a fotografiar son los que dictan los parámetros para componer dicha escena.  De esta forma volvemos al ejemplo anterior, donde evidentemente no es lo mismo componer una escena teniendo como sujeto principal el interior de un recinto y su diseño de interiores, que componer una escena de un producto específico para un catálogo o revista.  Es aquí donde cobra importancia el especialista en fotografía de arquitectura e interiores.

El fotógrafo de arquitectura con el tiempo y la experiencia ha ido educando su cerebro y su ojo en función del espacio, el diseño, la estética y la funcionalidad de una edificación.  Esto quiere decir que el fotógrafo de arquitectura analiza cuidadosamente conceptos técnicos como puntos de fuga, la dimensión del edificio y cómo se relaciona éste con su entorno, con el fin de encontrar los ángulos, la perspectiva y la composición más significativas para dar como resultado una fotografía balanceada y de proporciones correctas.  De esta forma, el fotógrafo especializado en arquitectura e interiores, se esfuerza en su búsqueda de representar de la forma más fidedigna la visión del arquitecto y lo que quiere transmitir y comunicar con su diseño.  De igual forma aplica para el diseño de interiores.

Pero no todo es cuestión de composición y luz.  También hay que tener en cuenta que para llevar a cabo la fotografía arquitectónica y de interiores se utiliza cierto equipo y tecnología más especializado al que se utiliza en otras disciplinas fotográficas.  Estamos hablando, por ejemplo, de lentes que corrigen la perspectiva y las líneas verticales de una edificación, o también, de aplicaciones que fotógrafos de moda u otros tipos de fotógrafos quizás ni conocen.  Estas aplicaciones permiten al fotógrafo de arquitectura planear con anticipación y mucha precisión, por ejemplo, la fotografía de una fachada al atardecer, ya que dejan saber al fotógrafo de forma exacta las horas en que sale y se esconde el sol, así como su trayectoria.  Y por último, pero no menos importante, también hay que tener en cuenta las habilidades y conocimientos técnicos del fotógrafo relacionados con el proceso de la edición de fotografía de arquitectura.